El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones. En personas sanas es su propio sistema inmunológico quien mejor se encarga de eliminar los virus y bacterias que aprovechan nuestro sistema respiratorio para reproducirse y diseminarse por el ambiente.

El sistema inmunitario y la alimentación están estrechamente relacionados del mismo modo que hay alimentos que fortalecen el sistema inmunológico, hay otros que pueden debilitarlo. Es importante no abusar del azúcar, la bollería, carnes rojas, los fritos y las grasas trans. Evitándolos, el cuerpo estará más sano, activo y listo para combatir las enfermedades. 

Hay que tener en cuenta la importancia de la mucosa intestinal, debemos recordar que la  absorción de los nutrientes que nos llegan desde los alimentos se lleva a cabo a lo largo del intestino delgado y del colon mediante un proceso tan complejo como perfecto. 

¿Qué podemos comer?

Llevar una dieta equilibrada y variada, partiendo de alimentos frescos ricos en vitaminas y minerales se convierte en el mejor camino para mejorar las defensas, dando prioridad a los alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras y hortalizas preferiblemente en crudo. 

Alimentos ricos en vitaminas A, B y E     

En los alimentos rojos, en los vegetales verdes y en otros productos, como la zanahoria y la calabaza, podemos encontrar la vitamina A, uncomponente que ayuda a mejorar la inmunidad de nuestra piel. En cambio las vitaminas del grupo B (B1, B2, B5 y B12), sirven para aumentar nuestras defensas, están más presente en legumbres y cereales, además de en lácteos o en determinados pescados. Un efecto que también produce la vitamina E, que podemos encontrar por ejemplo en el aceite de oliva o en los frutos secos. Sin olvidar el papel que juegan los alimentos ricos en omega 3, como el pescado, frutos secos o aceite de oliva virgen extra, muy interesantes por su acción antiinflamatoria, que favorecerá una mejor respuesta inmune.

Alimentos ricos en Zinc y Selenio

Huevos

Este alimento contiene dos minerales esenciales para nuestras defensas, que son el zinc y el selenio. Además, su composición es muy rica en vitaminas, ácidos grasos y proteínas de alto valor biológico, por ello es recomendable incorporarlos a nuestra dieta si queremos prevenir una infección.

Otros alimentos ricos en zinc son las nueces y las legumbres y el selenio lo podemos encontrar en carnes y pescados.

Cítricos 

Frutas como el limón o la naranja, al igual que las verduras de hoja verde como las espinacas, son ricas en Vitamina C. Ésta ayuda a aumentar y fortalecer las defensas, además de aliviar los síntomas en el caso de que ya hayamos contraído una gripe o resfriado. 

Alimentos que refuerzan el sistema inmunológico y cuidan nuestra mucosa intestinal: 

Alimentos fermentados: 

Kéfir 

Es una leche fermentada rica en bacterias y levaduras probióticas que mejoran la flora intestinal. Lo podemos encontrar en todos los supermercados.  

Chucrut 

Se elabora mediante la fermentación láctica de las hojas frescas de la col 

 

El tempeh 

Está hecho de soja fermentada de manera natural.

Suele tener un ligero y agradable sabor a nuez. 

 

El miso 

Es una pasta aromatizante fabricada con semillas de soja y cereales, semillas de cáñamo y sal marina fermentados. Por otro lado, está considerado como un alimento curativo desde hace muchos siglos tanto en China como Japón. 

 

La Kombucha 

La kombucha es una bebida que se elabora fermentando té al que se le añade azúcar como alimento de las bacterias y levaduras del hongo kombucha para fermentarlo. 

 

Jengibre y cúrcuma 

La cúrcuma es una especia ampliamente utilizada por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que le confieren su utilidad en la protección de las articulaciones, el hígado, el metabolismo o las neuronas. 

 

Ajo 

Entre las propiedades del ajo podemos subrayar que 

es un destacado microbicida, desinfectante, descongestionante y tonificador de la glándula pituitaria, eficaz en la secreción gástrica y rico en hierro.

 

Té verde 

Otro aliado que proporciona una gran cantidad de antioxidantes. El té verde protege al cuerpo y evita la producción en exceso de radicales libres 

Hay muchos factores que intervienen en que poseamos un sistema inmunológico sano y listo para combatir cualquier virus, desde un descanso adecuado hasta una mente positiva y sana, pasando por la importancia de nuestra flora intestinal y para ello es importante adquirir algunas sustancias que suplementen nuestra dieta. 

Suplementación 

Glutamina 

Recomendada para tratar problemas de permeabilidad intestinal, síndrome del intestino irritable. También ayuda a la función normal de nuestro sistema inmunológico. 

 

Melatonina 

Esta hormona regula nuestro reloj biológico, recuerda que un buen descanso es fundamental para mantener un sistema inmunológico sano. 

Vitamina D 

En estos meses estacionales en lo que a enfermedades víricas relacionadas con las vías respiratorias se refiere, sería recomendable incluir un suplemento de vitamina D. Entre sus beneficios, se encuentra la reducción de la severidad del asma, un problema que complica en la actualidad los síntomas asociados al coronavirus.

 

 

¿Cómo influyen la depresión y el estrés en nuestro sistema inmunológico?

El estrés, la depresión y el desánimo alteran a las hormonas que modulan el sistema inmune, y en consecuencia, predisponen a las enfermedades infecciosas. Si estás en algunas de estas situaciones lo mejor es hacer algo al respecto. Hay que encontrar un punto de descanso para la actividad cerebral. El yoga, mindfulnes, la meditación u otros hobbies pueden ser de gran ayuda.

PRACTICAR REGULARMENTE EJERCICIO FÍSICO

El ejercicio físico junto a otros factores contribuye a tener un sistema inmune más estable y sano. El ejercicio físico en casa es fundamental ya que nos permite aliviar la energía y la tensión acumulada. El ejercicio libera unas sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien, llamadas endorfinas. También ayuda a ponerse en forma física, lo cual permite sentirse mejor. En general, es preferible practicar algún tipo de ejercicio aeróbico, que permita mover muchas partes del cuerpo a la vez. 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies