AQUAFITNESS

Lo que promete…

“Actividad para trabajar todos los grupos musculares del cuerpo, mejora tu condición física en general. Recomendable para recuperarse de lesiones y para personas en proceso de rehabilitación. ¡Diviértete poniéndote en forma en el agua!

Beneficios: Mejora la fuerza, la resistencia, mejora los músculos y aumenta el rango de movimiento. Dentro del entorno fisiológico, mejora la condición cardiovascular, la circulación gracias a la presión hidrostática y mejora la oxigenación sanguínea. Por último tenemos el entorno psicológico, éste también se ve afectado favorablemente ya que mediante el aquagym se favorece la relajación, se reduce el estrés, mejora el bienestar general y los hábitos de sueño”.

Intensidad: 45 minutos. Nivel: 3.

Entré en la clase un poco tarde (¡pasar de la ropa de Ciclo al bañador lleva algunos minutos!) y fue una gran sorpresa abrir la puerta que da acceso a la piscina desde los vestuarios para ver ¡tanta gente! Contabilicé 32 personas en la piscina y me confirmó lo que dicen las estadísticas, que la natación y deportes de piscina están entre los preferidos de la gente que practica deporte. 
Siendo más asidua a clases como Ciclo, GAP o de ir a correr al aire libre, me han recomendado la piscina para alargar los músculos y no sobrecargar los grupos musculares. Y reconozco que entré en la clase bastante escéptica, puesto que la natación siempre me ha parecido un deporte light, en el que apenas tengo sensación de sudar y quemar energía.
¡Nada más lejos! Aparte de pasarlo genial con el ambiente (¡Mariano lo pone muy fácil y nos hace reír!) comprobé que se hace tanto ejercicio como en una clase de GAP, sólo que cuentas con la ventaja de que el agua amortigua los golpes: saltos, mantenimiento de las extremidades fuera del agua (por ejemplo, los dedos de los pies fuera del agua manteniendo las piernas en tensión durante un rato), estiramientos… Además el tener que mantener la flotabilidad y la temperatura corporal hace que quemes mucha energía y salgas relajado como después de un paseo por la orilla del mar. 
El Aquafitness cumple lo que promete, pues es totalmente recomendable para procesos de rehabilitación y recuperación de lesiones por la amortiguación del agua. Yo además añadiría que es muy indicado para mujeres cuyo problema se encuentra sobre todo de cintura para abajo, ya que practicarlo dos veces por semana puede transformar las piernas, alargándolas. Estás durante el resto del día eliminando líquidos retenidos (justo lo contrario que ocurre con ejercicios de impacto como correr), y esto es ideal para los días premenstruales (el agua mejora mucho la circulación y la presión hace que el cuerpo elimine mejor los líquidos que el cuerpo retiene a causa de las hormonas).  

Si no te llama nada, prueba a practicarlo una vez por semana durante un mes y asegúrate que es un horario donde el nivel de la clase coincida con el tuyo (por las tardes suele ser más fuerte, aunque uno siempre trabaja si lo hace al 100%). 

¡¡Ya me dirás los resultados!!,,





Bienvenidos a esta nueva sección del blog. Vamos a probar clases del gimnasio, novedades dietéticas, tratamientos estéticos… para facilitaros la decisión de probarlos. 


Esta semana nos hemos animado a probar una clase de CORE ABDOMEN:

Lo que promete…

 “Circuito donde trabajamos toda la zona abdominal. Beneficios: ayuda a mantener en buen estado la espalda y a conservar la posición correcta. Mantiene la pelvis en su sitio, evitando curvas exageradas de la columna vertebral. Mejora de la eficacia en todas las acciones deportivas y en la respiración rítmica. Protege los delicados órganos internos y los mantiene en su sitio dentro de la cavidad abdominal.Duración: 30 minutos. Nivel 2”.

Personalmente, quedé encantada y voy a repetir. Tengo que reconocer que me consideraba una persona “en forma”. Me pego palizas de hora y cuarto de ciclo indoor, seguidas por más cardio en las máquinas de sala, corro 60 minutos por sesión varias veces a la semana y lo complemento con resistencia. Pero a los minutos de empezar esta clase de Core Abdomen ¡no podía creer el esfuerzo que supone! La clase se realiza mediante un circuito, como en el crossfit. Cada persona del grupo se posiciona en una estación y debe repetir el ejercicio durante un minuto, cuantas más repeticiones mejor. Se utilizan colchonetas, bosu, balón suizo, pelotas de peso, bancos, la powerplate… ¡Como nos reímos con las caras que poníamos todos! Es media horita, así que da tiempo a hacer dos circuitos normalmente por persona. El resultado: al día siguiente no tenía agujetas, pero me ha dado estabilidad, voy más recta y mi postura es mejor en otros deportes, por lo que lo aconsejo a las personas que deseen corregir su postura y reforzar el tronco para sostener bien la espalda. 

Recomendaciones: conoced bien de cómo hay que moverse en cada estación (sobre todo en la que usa el bosu) para evitar lesiones y dejad el cardio para después. 
¡¡Quemaréis más grasa!! 

OPERACIÓN TURRÓN

En anteriores posts os comentaba estrategias para no pasarse en las fiestas de Navidad y os prevenía sobre el peso que se puede llegar a ganar con los excesos. ¡Espero que os hayan servido! Pero si te has dejado llevar por la alegría del momento (yo prometo controlarme un poco más con los polvorones en próximas Navidades), ganando ese par de kilos que nos aprietan el pantalón, te propongo desde aquí un plan detox que beneficie tu silueta y mejore el aspecto de tu piel. Simplemente el hecho de dormir más, dejar los excesos de alcohol y tabaco de las fiestas y seguir un plan de alimentación equilibrado durante unas semanas basta para eliminar la sensación de pesadez del cuerpo, la piel cetrina, incluso el acné que parecía relegado a los años de adolescencia. 

Te recomiendo en primer lugar beber mucha agua. Famosas como Isabel Presley reconocen beber cada mañana, y desde hace años, un vaso de agua tibia con zumo de limón. Acuérdate de enjuagarte la boca después con más agua para no eliminar con el limón el esmalte de los dientes. 

No dejes de comer para compensar los excesos. Saltarse comidas, siempre insistiré, es un gran error. Hay que hacer 5 o 6 pequeñas comidas a lo largo del día. De lo contrario, pondrás en marcha el mecanismo de almacenamiento de energía del cuerpo. El organismo está programado por genética para sobrevivir en hambrunas guardando reservas. Si dejas de comer, lo pondrás en marcha. Además, el cuerpo elimina calorías con la acción de la digestión. ¿Sabías que comer un huevo duro supone calorías cero para el cuerpo? El organismo consume aproximadamente lo mismo en digerirlo. 

Procura que las comidas sean depurativas, porque eliminan líquidos y a través de los líquidos eliminamos las toxinas. Mucha fruta y verdura (preferiblemente crudas), infusiones, proteínas a la plancha (pollo, conejo, pescado blanco o azul…), yogures blancos con bifidus, kéfir… Si además quieres ayuda extra, prueba con infusiones que puedes encontrar en cualquier herboristería (Terra Verda, Herbolario Navarro, por ejemplo) y actualmente ya en supermercados (Carrefour tiene su propio corner de productos dietéticos): cardo mariano, té verde, ortosifón, cola de caballo…

Y no me olvido del ejercicio en gimnasio, por supuesto: ya sabes todos sus beneficios. Sin pasarse en los entrenamientos, porque eso provoca estrés oxidativo (es decir, envejecimiento prematuro), siendo constante y combinándolos para no sobrecargar un grupo muscular en concreto. Y del ejercicio fuera: subir escaleras, dejar el bus para ir paseando al trabajo, jogging, correr detrás de tus hijos o nietos por el parque…

Si además deseas orientación extra y te gusta que te marquen el camino o conoces a alguien que la pueda necesitar, hemos lanzado la promoción Operación Turrón que puedes ver en la imagen adjunta del blog o en carteles por los gimnasios Atalanta. Se trata de un mes de orientación personalizada, con plan dietético, estudio antropométrico y revisiones. ¡¡Anímate!! 




PODEMOS ENGORDAR DE 3 A 5 KILOS ESTAS NAVIDADES

Ya sabéis que en España nos tomamos las fiestas muy en serio. ¡El calendario está lleno de ellas! Y la Navidad es sin duda de las más largas y en cuyos días clave la comida y la bebida son el invitado principal. Desde noviembre ya nos bombardean con anuncios y las calles y comercios anuncian las fiestas. Según Rubén Bravo, portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), “con esta puesta en escena no es de extrañar que la gente se salga de la rutina diaria también en lo que respecta a su comida”, y recalca que es en estas fechas cuando más sobrepeso se gana, entre 3 y 5 kilos de media.

“E l problema no es la celebración en sí, sino la tendencia de seguir comiendo igual en los días que la rodean y en estas fechas motivos no faltan: lo que el calendario deja “en blanco” se rellena de reuniones de familia, cenas de empresa y salidas con amigos”, especifica el experto en nutrición. “Al reunir el mismo patrón permisivo una y otra vez, recurrimos al autoengaño– ahora como de todo, en enero me pongo a dieta-, para acallar así el sentimiento de culpabilidad generado por el empacho seguido. Es cierto que las Navidades no son una fecha indicada para ponerse a régimen, pero sí son idóneas para plantearse objetivos reales, como mantenerse en el peso actual. Para una persona que está en el límite, los 5 kilos cogidos a lo largo de este mes pueden significar traspasar la barrera del sobrepeso a la obesidad y esto acarrea serios problemas para la salud”, añade.
Para no desfallecer en el intento de seguir con tus objetivos o mantenerlos, te transcribo (literalmente) las cinco reglas propuestas por el equipo de nutricionistas del IMEO para celebrar las Navidades sin ganar más peso de la cuenta:

  1. Día de compensación después de una comida copiosa: en estas fiestas cuando nos sentamos a la mesa con los nuestros es complicado mantener un control excesivo. No se trata de pasar la festividad “a dos velas”, sin probar bocado fuera del régimen, sino de disfrutar de la comida con cierta moderación y el día siguiente continuar con la normalidad.
  2. Dulces navideños a partir del 20 de diciembre: los datos indican que el 63% de los españoles comienzan a comprar dulces navideños a partir de la primera semana de diciembre, incluso algunos (el 12%) a finales de noviembre. Recomendaciones: comprar los dulces navideños a partir del 20 de diciembre y en cantidades justas. “Es preferible hacer la compra en dos veces para evitar que sobren después de las fiestas”, puntualiza Bravo.
  3. Aperitivo 20 minutos antes de una comida o cena navideña: nuestro sistema digestivo tarda unos 20 minutos en comenzar a enviar al cerebro las señales de saciedad que le indican que ya hemos comido suficiente. Si utilizamos este truco para “engañar al estómago” y “esquivar” los kilos de más en Navidad, entraremos en la comida y cena principal con mucha menos hambre y reduciremos las cantidades y las calorías ingeridas.
  4. Afrontar las bebidas alcohólicas con inteligencia: una de cada tres personas que salen de noche para celebrar las fiestas toma copas hasta bien entrada la madrugada. El cuerpo pide más azúcar y lo que le damos son más copas y dulces. Tomadas con moderación y de forma ocasional, las bebidas alcohólicas pueden favorecer la sensación de relajación y descanso y disfrute. Si se eligen bien, se puede reducir su aporte calórico hasta en un 60%, sin tener que renunciar. Propuesta: añadir gaseosa al vino y a la cerveza, tomar el ron light con refresco cero; cambiar el Vodka por Soju, un licor tradicional coreano con un 40% menos de calorías y un aspecto similar con sabor algo más dulzón; y sustituir los chupitos por una copa de champán o cava.
  5. Platos deliciosos, saludables y baratos en cantidades calculadas: tanto para nuestra economía como para nuestra salud es importante calcular las cantidades y raciones según el número de comensales para no tener que afrontar, además, la tentativa de las “sobras” en los días posteriores a la celebración. Se sugiere apostar por las carnes y pescados blancos, como el pavo, la merluza o el bacalao, que son de presupuesto razonable, alta calidad nutricional y bajo aporte calórico.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies